lunes, 24 de octubre de 2011

Con el tiempo te vas dando cuenta cariño de que la vida no es de color de rosa (mi favorito), que las cosas suceden aunque tú no quieras,por desgracia, y cuando menos te lo esperas amor, que la gente te acaba defraudando, incluso la que menos esperas, que los años no perdonan (aunque digamos que lo hacemos pero no olvidamos) y que la vida cuanto más años tienes, más duele, que las amistades se pierden de la manera más fácil, que los "para siempre" son horribles y llevan demasiadas ilusiones descarriadas de la mano, que los amigos de verdad, los reales, perduran en la distancia, que un amigo no es aquel que te dice ¿estás bien? si no que, sin preguntártelo, te saca a rastras de casa porque es evidente que no lo estás, que la gente a la que quisiste alguna vez puede hacerte muchisimo más daño que aquella a la que siempre odiaste, que las decepciones nunca, jamás, vienen solas, que el carácter no mide la fortaleza de las personas, que un abrazo a tiempo puede ser mejor que cualquier medicina.
Y QUE LO QUE NO TE MATA, TE HACE MÁS FUERTE