martes, 20 de septiembre de 2011

Nadie me recordará por mis pensamientos secretos.

Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso pero, en definitiva, pensaría todo lo que digo.
Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.
Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demas duermen, escucharía cuando los demas hablan y como disfrutaría de un buen helado de chocolate..
No dejes pasar un sólo día sin decirle a la gente que quieres que la quieres, vive enamorado del amor.
Estamos equicocados al pensar que dejamos de enamorarnos cuando envejecemos, porque envejecemos cuando dejamos de enamorarnos. Que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido..
Di siempre lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente, si supiera que ésta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más. Si supiera que ésta fuera la última vez que voy a oir tu voz grabaría cada una de tus palabras para poder oirlas una y otra vez indefinidamente. Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo te diría que te quiero y no asumiria, totalmente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaria decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré.





No hay comentarios: