domingo, 28 de agosto de 2011

wE

Sin manera humana de asombrarnos mutuamente, sólo queda ser sensatos y aceptar que siempre fuimos satélites de amplia trayectoria, tantas veces intangibles, de aquellos que sólo alumbran cuando dejas de buscar.
Y si al final, dormimos sin hablarlo, no nos influirá de modo alguno.
Y al despertar, si lo hemos olvidado, quizás no habrá final.

No hay comentarios: