viernes, 28 de enero de 2011

Ahá.

Aprendiendo a cerrar de una vez la puerta, al menos momentáneamente, incluso de un fuerte portazo, para poder abrirla después.

No hay comentarios: