domingo, 5 de diciembre de 2010

love friends.

Se apodera de mi.
La impotencia me carcome colapsando mis sentidos...
Ya no me deja pensar,
ni dormir,
ni siquiera me permite llorar ya...
¿para qué?

Que he fallado es un hecho.
La cagué y ahora no tengo con que limpiarme.
Pero ya lo he hecho y olvidé pedir una máquina del tiempo a los reyes magos,
asique ya no tiene solución...
por lo menos no predecible.

No sólo le fallé a ella.
A mi misma me traicioné,
y quizás eso sea lo que más me duele...
me enllaga por dentro.
Siempre luchando contra mi misma,
superando poco a poco las dificultades que mi interior agitado ha ido salpicando...
con cautela,
con mucho cacao...
pero al final siempre han ganado mis ideales.
Siempre vencedores de la batalla interior,
siempre menos esta vez,
en la que las pasiones han sido fuertes,
y han deshecho por completo el castillo de arena dejando sólo el foso que lo rodeaba...

No hay salida.
Me he autosentenciado cerrándome cualquier clase de escapatoria...
ni cobardemente podría huir ahora.
No puedo buscar culpables,
no esta vez.
Ahora me toca asumir y seguir adelante...
o quedarme en el intento.

La única evasiva que me queda
ya es rezar...
rezar para que me necesite.
Nunca para yo dejarla de necesitar.
Rezar para que no me quiten lo que soy...
para que deje que me equivoque un millón de veces más...
pero a su lado...
para volver a caer sabiendo que siempre me hará levantar...
y que si yo ya no puedo,
ella misma me recogerá...

(L)

No hay comentarios: